Salud dental, talasemia y anemia, ¿se relacionan?

Quizá si te hablan de talasemia y anemia, sepas cuál es la relación existente entre ambos conceptos, pero la cosa cambia si te contamos que ambos términos pueden guardar cierto vínculo con nuestra salud dental.

No te preocupes si no comprendes la conexión, a continuación te lo explicamos todo. No obstante, sí es importante que sepas que, más allá de la relación entre ellos, no debes descuidar tu estado bucodental ni tu salud en general, ya que puede traer consecuencias no deseadas.

Talasemia y anemia, ¿de qué se tratan?

Para ayudarte a comprender mejor esta relación, es fundamental que conozcas primero la conexión entre talasemia y anemia.

La talasemia es un trastorno de la sangre hereditario debido al cual el cuerpo no produce la cantidad suficiente de hemoglobina, que es la proteína de los glóbulos rojos. Al ocurrir esto, es probable que derive  en una anemia grave o leve, ya que esta última se manifiesta debido a falta de glóbulos rojos o hemoglobina. La hemoglobina, a su vez, se caracteriza por contener hierro, transportar oxígeno a los tejidos y proporcionar la energía que necesitamos. A nuestro organismo.

¿Qué ocurre por tanto cuando una persona padece anemia? Que sus niveles de hierro son muy bajos, por lo que se produce un mayor riesgo de infecciones, cansancio o debilidad generalizada en la persona que la padece.

¿Y su relación con la salud bucodental?

Ahora que ya sabes que talasemia y anemia son términos que van de la mano, vamos a mostrarte su relación con la salud dental. En realidad, se trata de consecuencias que pueden traer a nuestros dientes y encías el hecho de padecer patologías de este tipo.

  • Deformaciones mandibulares, lo que puede ocasionar problemas a la hora de respirar, hablar o comer, por ejemplo.
  • Maloclusión dental, que puede derivar en el desarrollo de una sobremordida y mordida abierta anterior, entre otras.
  • Glositis (inflamación, palidez e irritación de la lengua).
  • Mayor riesgo de infecciones bucales, ya que al reducirse el nivel de hierro, nuestras defensas también disminuyen.
  • Periodontitis o enfermedad de las encías (inflamación, infección, sangrados…).
  • Encías en un tono más blanquecino.
  • Caries.

Por tanto, algunos de nuestros consejos son que acudas al dentista con regularidad a realizar revisiones periódicas y que los buenos hábitos de higiene dental estén muy presentes en tu día a día. Además, es necesario hacer especial hincapié en los tratamientos dentales aplicados en personas que tengan extirpado el bazo, ya que pueden resultar más propensas a padecer infecciones.

Es de vital importancia, que si padeces talasemia y anemia estés muy pendiente de tu salud dental, ya que puede verse perjudicada en mayor medida. Además, siempre es recomendable poner estos casos en manos de profesionales del sector dental, para que lleven un seguimiento adecuado y tengan en cuenta cualquier circunstancia clínica del paciente. En Beydent nos encargamos, desde hace más de 35 años, de que el estado de tu boca sea perfecto, mejorando de esta forma tu salud en general.

Comentarios

Deja una respuesta